NIÑOS Y ADOLESCENTES, Sexualidad en adolescentes

Sexualidad en adolescentes: ¿Cómo abordarla?

La adolescencia es una de las etapas más difíciles de enfrentar en un ser humano. Se ven golpeados por un constante cambio de temperamento, cambios físicos y por supuesto: Las muy temidas hormonas a todo dar producto del despertar de la sexualidad.

Es tiempo de enfrentarlo: Ya tu hijo no es un bebé y naturalmente debes mirar hacia delante. Así como le enseñaste a hablar, escribir, ir al baño y a ser el joven que es hoy en día, es importante también que lo orientes a llevar una vida sexual saludable, enseñanzas que lo acompañarán para el resto de su vida.

Algunos padres ven este tema como un completo tabú, teniendo la falsa creencia de que “si no se habla de eso, entonces no sucederá”, cuando sabemos realmente que lo más probable es que lo haga de una manera u otra. Aquí nada tiene que ver tu consentimiento, si tu hijo adolescente quiere iniciar su sexualidad o no, será totalmente su decisión, de más nadie.

Es así como entra en juego la educación por parte de los padres para darle las herramientas necesarias al adolescente y que de esta manera tenga la capacidad de decidir por él mismo, porque así lo quiere, lo que llamaremos una decisión saludable, que no vaya a generar consecuencias negativas más adelante.

Pero vamos que no es fácil, no vamos a engañarte. Puede resultar incómodo e incluso muy raro abordar el tema de la sexualidad con tu hijo, pero haz de tripas corazón y agarra coraje, te lo agradecerá él y te lo agradecerás tú mismo.

Prepararse para “la conversación”

adolescente y su mamá

Foto vía Envato Elements

Bromean mucho en películas y series de televisión con “la famosa conversación”, esa que ni los hijos ni los padres quieren que llegue, pero que es completamente inevitable. Lo cierto es que tu hijo está en una etapa vulnerable y seguro querrá probar lo que es el sexo, así que vamos a darte una serie de tips primordiales para tomar en cuenta al momento de decidir iniciar la conversación.

  • Identifica el momento perfecto: No todo momento es apropiado para hablar algo tan delicado, por ejemplo, hacerlo en público es un GRAN NO. Si llevas tiempo pensando cuándo comenzar a hablar, ubica esos momentos donde están solos, ya sea ambos padres del hijo o sólo uno de ellos, eso quiere decir que la conversación se va a limitar a: tu hijo, ambos padres o un solo padre. Puede ser cuando estén viendo televisión o viajando en auto.
  • Conversación “corazón a corazón”: Para abordar el tema con tu hijo, la persona más importante para ti, es necesario que le abras tu corazón y seas franco con él. Si te sientes aterrado, incómodo o preocupado, tienes que decírselo. Si tu hijo es de esos típicos adolescentes que se hacen los sordos, sigue hablándole, da por sentado que te está escuchando.
  • Ve directo al grano: Adiós al cuento de la cigüeña y similares, aquí hay que hablar directo, claro y conciso. Explícale los distintos actos sexuales que existen, los métodos anticonceptivos que existen, las enfermedades venéreas y lo que estas desencadenan, el daño emocional que se puede ocasionar al tener relaciones sexuales al no sentirse preparados para lo mismo, la importancia del “tiempo correcto”, ¡todo! Imagina la conversación que tú hubieses querido tener antes de iniciar tu sexualidad, y dile todo a tu hijo, que nada quede por fuera.
  • Escúchalo: Ya has dado tú el primer paso, ahora es momento de escucharlo. Como te decíamos más arriba, no trates de convencerlo de nada, la decisión es de él. Aquí te dirá seguramente las presiones que puede presentar con respecto a sus amistades, sus miedos e inseguridades, porque muchos padres creen que todos los adolescentes son temerarios y hacen las cosas sin pensarlo lo suficiente, cuando realmente están enfrentando muchos otros desafíos propios de la edad, y la sexualidad es uno de esos.
  • Muéstrate como un libro abierto para él: Finalizada la conversación, demuéstrale lo contento que te sientes al haber podido conversar las cosas como personas civilizadas. Lo más probable es que tu hijo adolescente también se sienta agradecido y alivianado por haber podido ser escuchado y respetado por sus papás. Deja abierta la posibilidad de ser una guía para él, que acuda a ti siempre que tenga cualquier tipo de duda, tú estarás para escucharlo y aconsejarlo en la medida posible.

¿Cómo mantener un ambiente seguro en un mundo totalmente sexualizado?

Hay que decirlo, el despertar de la sexualidad está más latente que nunca gracias a los medios de comunicación y la tecnología que tenemos en todos lados en todo momento. La mayoría de los adolescentes tienen acceso a una computadora, teléfono y por supuesto Internet. Ya con eso debes estar consciente de que tendrá al alcance de su mano todo tipo de información, sexual y no sexual. En las redes sociales se habla de ello en todo momento, y todo este tipo de contenido es consumido a diario por tu hijo. El problema es que en Internet, al ser infinito, no podemos controlar qué ve y qué no ve, y puede recibir mensajes correctos como también puede recibir otros muy distorsionados.

Es así como el único medio para educar a tu hijo a que comprenda las verdades y mentiras sobre el sexo es por ti, en su hogar. Mientras más fomentados estén sus conocimientos sobre el sexo, mayor será la probabilidad de que logre mantener relaciones sexuales saludables y consensuales.

Lamentablemente son muchos los adolescentes que practican el sexo sin cuidarse apropiadamente, provocando enfermedades venéreas, embarazos precoces o daños a nivel emocional difíciles de tratar. Como padre, el valor principal que debes fomentar en tu fijo es la responsabilidad. Sé crudo y honesto, dile todo lo que puede pasar si no piensa las cosas bien, y que sepa que cada acción genera una consecuencia, si es positiva o negativa ya dependerá de tu hijo.

La presión social es uno de los mayores enemigos

presión social en adolescentes

Foto vía Envato Elements

Estos mismos medios de comunicación y las amistades del adolescente inevitablemente van a influir muchísimo en sus decisiones con respecto al sexo –y a muchas otras cosas también-. Si todos sus amigos ya han tenido sexo, e incluso le hacen una especie de bullying por ser el único que no lo ha hecho, hace que quiera dejar de ser el foco de bromas, y la manera de conseguirlo es precisamente teniendo sexo.

Es por eso que se vuelve vital que tengas esta conversación lo antes posible, tienes que prevenir que él entre en este escenario de presión para que luego, cuando inevitablemente se encuentre en la situación de presión social, él tenga la capacidad de decir “no” si no se siente preparado. Y en el caso de que sí se sienta preparado, pues que lo haga de manera responsable.

Si ven juntos algún comercial o una publicación en los medios que esté evidentemente sexualizada, aprovecha la oportunidad para señalar tu opinión objetiva al respecto, puedes preguntarle “¿qué piensas sobre esta publicación?”. Podrás escucharlo y así descubrir cuál es su opinión acerca de algún tema en específico sobre el sexo. Es otra oportunidad excelente para iniciar un diálogo.

Recomendaciones generales a tomar en cuenta en la conversación sobre la sexualidad

  • Recuérdale siempre que tú estás ahí para él, de su lado.
  • No critiques, muéstrate receptivo.
  • Mientras más comunicativa y comprensiva es la familia del adolescente con respecto a la sexualidad, menores son las probabilidades de llevar a cabo actividades sexuales inseguras.
  • Haz hincapié en lo importantísimo que es el “querer”. No puede hacer algo que no quiere hacer.

Recuerda en todo momento que la sexualidad es completamente natural, y que si eliminamos los tabúes y orientamos a nuestros hijos a ir de la mano de ellos mientras van creciendo en la vida, descubriéndose a ellos mismos, este tema no debería considerarse un desafío, sino un paso natural.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *