Ansiedad, CUADROS CLÍNICOS

Mitos falsos sobre la ansiedad

La ansiedad es una enfermedad real que cada día, por nuestra fortuna, se conoce más y más de ella. Sin embargo, todavía existe desinformación que hace que algunas personas tengan un concepto errado de lo que es este padecimiento.

Todas las personas hemos experimentado picos de estrés alrededor de nuestra vida y esto es perfectamente normal. Dependiendo del estilo de vida que lleves, el estrés puede ser más o menos de acuerdo a la circunstancia en la que te encuentres, pero lo más probable es que en algún momento puedas presentarlo.

La ansiedad es un estrés llevado a un extremo incluso irracional, digamos que es estrés con unas cuantas cuotas de esteroides. Cuando pasamos largas temporadas estresados continuamente sin lograr gestionar nuestras emociones, es aquí donde la ansiedad ve la oportunidad perfecta para aparecer. Porque sí, la ansiedad no se origina de la noche a la mañana, es el resultado de un listado de cosas que nos preocupan y que terminan haciendo catarsis para originar esta enfermedad.

Como decíamos en la introducción de este post, cada día se conoce más sobre la ansiedad y se hace menos tabú padecerla, pero todavía nos encontramos de vez en cuando algunas personas que están sumamente desinformadas y por eso es que creen teorías erróneas sobre la ansiedad. No olvidemos que los mitos falsos no son más que el producto final de una constante desinformación, es por eso que hemos venido a romperlos.

La ansiedad no es una enfermedad peligrosa

ansiedad

Foto vía Envato Elements

Por supuesto que lo es. No es tanto por la ansiedad en sí, sino por las limitantes que ésta supone en la vida de quien la padece. Una persona con ansiedad puede fácilmente caer en cuadros depresivos o incluso tratar de encontrar consuelo en adicciones. No podemos subestimar esta enfermedad pues para las personas que viven con ella muchas veces se les hace sumamente difícil llevar un estilo de vida normal.

Podemos evadir las situaciones que desembocan ansiedad

Si fuese tan sencillo evitar la ansiedad, a diario no hubiesen alrededor del mundo millones de personas ansiosas. En psicología no enseñamos a los pacientes a evadir los problemas y temerles, sino más bien a enfrentarlos. Claro que puede ser difícil pero también significa un reto que le dará la oportunidad al paciente de superarse y poco a poco ir adaptándose a esas circunstancias que antes le generaban mucho estrés.

La ansiedad es sinónimo de fragilidad

Este pensamiento es uno de los más frecuentes y equivocados a la vez. La fuerza no es algo que tenga que ver con los cuadros ansiosos, pues si bien es cierto que una persona que trate de gestionar constantemente y de manera óptima sus emociones tiene menos riesgos a padecer de ansiedad, no podemos controlar las circunstancias que les toca atravesar a algunas personas. La vida puede ser muy difícil y lo cierto es que si te están lanzando pelotas constantemente y sin respiro, es fácil que alguna te golpee y no logres esquivar.

No es una enfermedad tan masificada

ansiedad

Foto vía Envato Elements

Totalmente equivocado. Esta enfermedad afecta cada día a más personas y por esta razón es que se vuelve tan importante conocer toda la información referente a la misma. En Estados Unidos alrededor del 19% de la población la padece, cifra que es contrastada y comparada con otras partes del mundo arrojando resultados similares. ¿Y con respecto a los adultos jóvenes? ¡Mucho más!

Los millennials son quienes abarcan la mayoría de este porcentaje mencionado anteriormente, y las razones por las cuáles ellos tienen mayor tendencia a sufrir ansiedad son totalmente impresionantes. El tema es tan profundo que hicimos un post hablando específicamente sobre estos casos, así que no puedes perdértelo al terminar de leer este post.

La ansiedad “pasa sola”

¡No! No es una simple alergia al polvo que se desvanece al evitar el contacto con el mismo, es una enfermedad 100% real que necesita de un tratamiento para poder encontrar la mejoría. No siempre se necesitan fármacos, esto depende del caso del paciente y del estudio realizado por el profesional para determinar tal decisión, pero las terapias con psicólogos siempre son la vía más recomendada para aprender a sobrellevar estos problemas.

Una ansiedad mal tratada puede avanzar hasta desencadenar problemas más severos como ataques de pánico y depresión, así que no se trata de un juego.

Sólo se necesitan fármacos para curar la ansiedad

ansioso

Foto vía Envato Elements

En extensión al punto anterior, existe un mito común de creer que si se está en tratamiento farmacológico, ya no se requiere de tratamiento psicológico, lo cual es totalmente errado. En el caso de que una persona sí necesite tomar medicamentos, siempre deberán ser el complemento de las terapias con el especialista, ¿por qué? Porque los fármacos sólo logran curar los síntomas pero no la raíz del problema.

Para lograr encontrar el verdadero némesis a los problemas que provocan la ansiedad tenemos que hacer un viaje por la vida del paciente para localizarlos, y esto se logra mediante las terapias.

La ansiedad se origina gracias a eventos traumáticos del pasado

Si bien es cierto que una infancia o vivencias pasadas pueden desencadenar situaciones de estrés que terminan en una ansiedad crónica, no es la única razón por la cual una persona puede sufrir de ansiedad. De hecho, muchísimos son los pacientes que alegan haber tenido una infancia completamente saludable y normal y sufren de ansiedad en su vida de adultos por otras circunstancias que han tenido que enfrentar en la actualidad.

Es por esta razón que los terapeutas prefieren orientarse en el hoy y en el ahora para tratar a los pacientes de ansiedad sin tener que dar muchas vueltas al pasado.

Esperemos que hayas podido aclarar dudas básicas sobre la ansiedad, y no lo olvides, no es un juego. Si estás sintiendo problemas para canalizar tus emociones apropiadamente, no dudes en acudir a un especialista cuanto antes posible.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *