Autismo, CUADROS CLÍNICOS, NIÑOS Y ADOLESCENTES

Mi hijo es autista, ¿cómo puedo ayudar?

El trastorno del espectro autista (TEA) es una enfermedad que suele manifestarse en la infancia y, básicamente, le dificulta a la persona que la padece la capacidad para poder desenvolverse socialmente en el mundo.

Dicho esto, claro que es un punto preocupante para los familiares de un autista, no por no poder comunicarse como quisieran con su hijo, sino porque saben lo despiadado que es este mundo y porque temen que puedan sufrir por el rechazo.

Sin embargo el autismo tiene el beneficio de que puede ser diagnosticado a tiempo, y con ello se puede llevar una serie de terapias y otras medidas para que el niño pueda adaptarse al mundo que lo rodea sin muchos problemas.

¿Tú hijo es autista y deseas poder ayudarlo desde tus propias posibilidades? Aquí te daremos algunas recomendaciones que te serán muy útiles para comprenderlo:

1. Entiende que es una persona, tan simple como eso

autismo

Foto vía Envato Elements

Recuerda que el autismo no es lo que lo define como persona, tan sólo es una característica de su personalidad. Es tu niño especial, sumamente inteligente, destácale esas cualidades y recuérdalo a diario en vez de estar haciendo hincapié en que es “diferente”.

2. Es mucho más sensible que tú

Estamos en un mundo sumamente ruidoso, nuestro día a día es movido, y tal vez nosotros hemos aprendido a no darnos cuenta de eso, pero tu hijo no. Los autistas tienen una integración sensorial mucho más desarrollada que las demás personas. Para ellos pequeñas cosas como sonidos, olores o imágenes pueden hacerle mucho más ruido que a ti, así que trata en lo posible de minimizarlos para no provocar una alteración.

3. No es que no quiere escucharte, es que no puede

niño autista

Foto vía Envato Elements

Una persona autista tiende a ver el lenguaje y el vocabulario como grandes retos para él. Si tienes problemas para comunicarte porque sientes que no está queriendo prestar atención, reconoce que para él es un poco más difícil hacerlo. La manera de mejorar estos problemas comunicativos es precisamente mediante los estímulos realizados en sus terapias.

4. No apliques sarcasmo con él

Para los autistas, el lenguaje es literal, nada más. Para ellos resulta muy difícil distinguir alguna frase irónica o sarcástica porque pensará que estás hablando muy en serio. Para evitar caer en enredos mientras te comunicas con él, trata de dejar de lado las frases con doble sentido, metáforas, juegos de palabras, etc.

5. Sé muy paciente

niño autista

Foto vía Envato Elements

Es común en personas autistas la repetición de palabras que escuchan en la calle pero que no saben a ciencia cierta cómo adaptarlas a lo que están sintiendo. Es por eso que muchas veces están sintiendo algo pero no saben decirte qué es, porque no logran ubicar la palabra que se adapte mejor para definir dicho sentimiento. Trata de estar muy pendiente de las otras señales que pueda indicar para recompensar su escaso vocabulario.

6. Resalta sus habilidades

En vez de estar recordando constantemente todo aquello que no puede hacer, mejor pon la luz del reflector en aquellas cosas que lo hacen grandioso y único. Tu niño es uno muy especial y sumamente inteligente, así que recuérdale sus fortalezas y habilidades y trata de no ser tan crítico y duro con el. Recuerda que para toda la humanidad es muy difícil aprender de críticas destructivas, una persona autista no es la excepción.

7. Ayúdalo a integrarse socialmente

niños jugando

Foto vía Envato Elements

Al contrario a lo que puedan creer algunas personas, no es que una persona autista no quiera relacionarse públicamente, es que se le dificulta mucho. Para poder luchar contra este factor, ayúdalo a integrarlo y que las demás personas del círculo también lo alienten a hacerlo. Pero no olvides que puedes llegar a alterarlo si abusas de su espacio personal, un paso a la vez, al principio puede que resulte un poco incómodo pero poco a poco él irá abriéndose a hacer nuevos amigos.

8. Identifica todo aquello que lo altera

Los autistas tienden a presentar cierta sensibilidad por algún aspecto que de verdad les molesta y hace que tengan arranques de ira. La manera de erradicar dichas alteraciones es prestando mucha atención para poder dar con el factor que le está haciendo daño y evitarlo.

9. Acéptate como un padre(madre) humano y no uno celestial

padre e hijo

Foto vía Envato Elements

Eres humano y los humanos cometemos equivocaciones. No seas tan duro contigo mismo, no todos los días podemos hacer las cosas a la perfección y eso está bien. Tener a un hijo con algún tipo de condición, sea cual sea, siempre será un reto, y considérate un ganador(a) por estar dando lo mejor de ti. Tu hijo tal vez no te lo diga a diario, pero seguro que se siente afortunado de tenerte como parte de su familia.

10. Acéptalo como es

Y para finalizar pero no por eso es menor importante, acéptalo, conócelo, no trates de cambiarlo constantemente porque no podrás hacerlo. Concéntrate en minimizar esas cosas que lo alteran, pero hazlo por su bienestar, no por querer cambiar su personalidad.

Como comentábamos más arriba, las personas autistas no se definen como tal, son personas, con limón y sal, diferentes, ¿pero acaso no lo somos todos?

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *