NIÑOS Y ADOLESCENTES

Los 5 pilares que marcaron nuestra infancia

Los recuerdos que forjamos en nuestra infancia son la base de todo nuestro crecimiento. Ya sean positivos o negativos, para bien o para mal, todo lo que vivimos marcó un antes y un después en nuestra vida, y es lo que nos ha hecho ser lo que somos el día de hoy.

Si tienes hijos es común que sientas preocupación en su crianza y desarrollo, extraño sería que no te sintieras intrigado por saber qué hacer, y es por eso que consideramos prudente explicarte un poco sobre todo aquello que conforma los pilares fundamentales en toda infancia.

Estos pilares conforman el grupo de vivencias que marcan la vida de un niño e interfieren directamente en el desarrollo de su personalidad. ¿Quieres conocerlo? Sigue leyendo:

1. Inteligencia emocional

autonomía en la infancia

Foto vía Envato Elements

Los niños son el reflejo de sus padres y de las acciones de los mismos. Un niño es una hoja en blanco que va recopilando la información que aprende del mundo que lo rodea, ¿y quién es su mundo en los primeros años de su vida? Sus padres. Es así como se vuelve necesario que como padres, ayudes a desarrollar una inteligencia emocional óptima en tu hijo.

La manera apropiada de hacerlo es enseñándolo a enfrentar sus problemas e inseguridades, no evadiendose, porque un problema sin solucionar siempre vendrá a él, si no es durante la infancia, surgirá más adelante en algún momento de su vida y puede condicionarlo a tener problemas en otros aspectos de su vida. Apóyalos cuando te necesiten, guíalos a gestionar sus sentimientos y no los oprimas. Aliéntalos a ser soñadores y persistentes, y sobre todo, enséñales que el fracaso es parte de la vida.

Si le enseñamos a nuestros hijos que fracasar es natural y que no siempre todo puede salir como lo imaginamos, no estaremos educando niños negativos, al contrario, estaremos dándole las herramientas necesarias para poder afrontar el mundo real cuando crezcan y así no tener que sufrir por decepciones típicas de la adultez. Podrán mantenerse fuertes y estar preparados para todos los desafíos que tengan que superar.

2. Desarrollo social

Antes de aprender a tener amigos, los niños aprenden a ser hijos, hermanos, nietos y sobrinos. Su primer contacto con el mundo social se lo dan sus padres, ayudándolos a desenvolverse con las otras personas que los rodea, ¿y quienes son éstos en la edad temprana de la vida? Sus familiares. Hay que enseñarlos a saludar y despedirse, pedir las cosas con educación, ser afectivos, decir te quiero cuando lo sienten, pedir disculpas cuando lo ameriten. La relación que guarden con sus familiares será la que posteriormente imitarán con los amigos que hagan en el colegio, así que es un aspecto que bajo ninguna circunstancia puede ser ignorado.

Enséñale el bien y enséñale el mal, esto le permitirá al niño saber identificar durante su vida cuáles personas son valiosas y cuáles otras por el contrario no son convenientes ni saludables.

3. Habilidades aprendidas en los juegos

niños jugando

Foto vía Envato Elements

Los juegos forman parte de los recuerdos que más atesoramos sobre nuestra infancia. Y es que más allá del ocio, para un niño es sumamente importante aprender a jugar, esto ayuda a desarrollar en él distintas habilidades. Cuando los padres juegan con sus niños se genera la perfecta oportunidad para crear espacios de aprendizaje mientras se divierten y además, afianzan los lazos.

Los juegos, al contener normas y distintas direcciones, le permiten a los niños conocer el significado de la responsabilidad, los valores, estrategias, resolución de problemas y por supuesto, el cumplimiento de dichas normas.

4. Amor

El amor es lo más importante, probablemente el pilar fundamental en la formación de cualquier ser humano. Somos seres vivos sociales y afectivos, sin amor no estamos completos, y si tenemos una percepción errada del amor, entonces tendremos problemas para conseguirlo a lo largo de nuestra vida. En la infancia es cuando nuestros niños aprenden a conocer el amor, y lo hacen a través de sus padres, hermanos, otros familiares e incluso mascotas. Si tú como padre tienes una relación inestable, entonces justo eso aprenderá tu hijo de ti, y creerá que de eso se trata el amor.

La mayoría de los casos de maltrato doméstico o personas con distintos tipos de adicciones van estrechamente relacionadas con una infancia violenta, carente de amor.

Por el bienestar de tu hijo en su vida, instrúyelo y dale el mejor ejemplo de lo que es una verdadera relación saludable, enséñale las bondades del amor, sobre todo ayúdalo a comprender que el amor es saludable y dulce, y que primeramente debe partir de nosotros mismos. Porque el amor propio también es aprendido en casa.

5. Autonomía

infancia

Foto vía Envato Elements

Tienes que enseñar a tu hijo desde temprano a ser independiente y sincero consigo mismo, a aprender a solucionar sus problemas y valerse por sí solo. Si es verdad que en un principio tú tendrás que velar por él (y probablemente sea así durante toda tu vida, porque es imposible desprendernos de nuestros hijos) es importante que le enseñes a poder reaccionar ante las distintas adversidades.

Seguro que de eso puedes dar fe tú mismo, dedícate a recordar qué persona te ayudo a levantarte las tantas veces que caíste en tu juventud, y la que te inspiró a ser tú mismo, auténtico, a aceptarte como eres y creer en ti.

Referencias:

Euro Papress | El País

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *