ADULTO MAYOR, Alzheimer

La música como un medio para sobrellevar el alzheimer

Son tantas las personas que están presas por esta enfermedad que es inevitable sentir una gran angustia por parte del enfermo y de quienes lo rodean.

Para nadie es un secreto que el alzheimer es una de las enfermedades más rudas de la historia. No sólo se trata de perder los recuerdos que adornan la vida de un individuo, sino que además, también es un arma que da justo en el corazón de sus familiares y amistades. Nadie quiere ser olvidado. Sin embargo, en medio de tanta tormenta parece haber un arcoíris: la música.

La música es el lenguaje universal, nos permite romper barreras y conectarnos con distintas personas, y en el alzheimer no es la excepción. Está comprobado que la música es una herramienta vital para devolverle la vida a las personas que padecen esta enfermedad, así sea por un corto lapso de tiempo. ¿La razón? Las áreas del cerebro humano donde se relaciona la memoria musical se ven muy poco afectadas por el alzheimer, permitiéndole al enfermo recordad muchas de sus canciones favoritas, causándole sensaciones positivas al escucharlas.

¿Para qué se utiliza la música en la enfermedad?

alzheimer

Foto vía Envato Elements

Como comentábamos más arriba, al ser la música un arte que nos proporciona felicidad a todos, al entrar en contacto con el paciente servirá para reducir sus niveles de estrés, agitación, depresión y ansiedad propios de la enfermedad. Cuando un paciente de alzheimer está teniendo un grave episodio de alteración, se ha demostrado que colocar algunas de sus canciones favoritas ha hecho que puedan entrar encontrar la estabilidad a medida que van entonando dicha canción.

Un estudio realizado por la Asociación Alzheimer León ha llegado a la conclusión de que se tienen mejores resultados en aquellas personas cuya enfermedad se encuentra en un estado avanzado, sobre todo en esos casos que tienen problemas para comunicarse. Son los casos donde es más evidente la reacción emocional.

Y no es sólo la respuesta física, su cerebro también responde a dichos estímulos. A través de pruebas con brazaletes asociados a electrodos, puede verificarse la actividad cerebral que se obtiene al presentarle al enfermo fotografías y álbumes musicales que eran de su agrado. Es como si fuese magia, vuelven a ser ellos así sea por un momento.

¿Qué se puede esperar de la terapia musical?

Como cuidadores o familiares del enfermo, la respuesta que pueden esperar es inmediata. Cuando el enfermo empieza a escuchar esas canciones que tanto le gustaban, es inmediata la reacción que se desencadena en los mismos: llanto, risas, cantos, bailes. Es algo sumamente conmovedor, se puede notar desde afuera que están sintiendo un gran alivio adentro, se liberan de esa enfermedad tan tormentosa para armonizar al ritmo de la música.

Lo que sí es imprescindible es que se trate de música que ellos reconocían antes de la enfermedad, que sus familiares puedan dar fe de que formaban parte de lo que más les gustaba cuando estaban saludables, de resto, no funcionará.

¿Existe algún límite para que la música pueda surgir efectos positivos en los enfermos? ¡No! De hecho, dichas pruebas se han hecho en pacientes con amnesia casi completa, imposibilidad para movilizarse y afasia y todas han respondido al estímulo de la música. Esto quiere decir que la terapia musical logra desarrollar en el paciente respuestas positivas a nivel emocional y también cognitivo.

Puntos a considerar al aplicar terapia de música a un enfermo de alzheimer

alzheimer

Foto vía Envato Elements

  • Recuerda la música que amaba: Emprende un viaje al pasado y recuerda toda esa música que tu ser querido escuchaba sin parar antes de su enfermedad, incluso comerciales que le recuerden a su infancia. En resumen, haz un playlist muy propio de él, ese que sabes que lo hará feliz.
  • Selecciona el ritmo de música dependiendo de la actividad a practicar: Si quieres relajarlo para un baño o para una siesta, elige canciones más calmadas. Si quieres que se divierta un rato y tenga una buena interacción con algunos otros compañeros, puedes elegir música un poco más movida.
  • No sobreestimules: Cuando vayas a empezar la terapia musical, asegúrate de que sea el único ruido prevaleciente en la sala. El ruido de otros dispositivos o incluso del exterior pueden generar en el paciente todo lo contrario a tranquilidad, confundiéndolos y estresándolos aún más.
  • Muévete con él: Las respuestas cognitivas son importantes, y si bien muchos pacientes de alzheimer responden naturalmente a las mismas, también es cierto que algunos necesitarán un poco de ayuda. Puedes hacerlo aplaudiendo con ellos, moviendo las manos, zapateando un poco e incluso, si él te lo permite, pueden bailar un rato.
  • Canten juntos: Y así como en el baile, acompáñalo a cantar sus canciones favoritas. Recuerda que la idea de todo esto no es hacerlo el blanco de las miradas, sino que se sienta, en medio de todo, normal. Canten juntos, bailen juntos, rían juntos. No sólo será una terapia anti estrés para el enfermo sino para ti también.
  • Si no le gusta, no lo obligues: Si aun cuando piensas que tal canción era la favorita de tu familiar enfermo, pero ves que no reacciona bien a la misma sino que más bien reacciona agresivamente, ¡entonces deja de intentar con la misma! Solo él sabrá bien por qué no quiere escucharla, así que cambia a otra que sí pueda apreciar mejor.

Hechos que te convencerán de ponerle música a tu familiar con alzheimer

Y si todavía te quedaba una duda de lo bien que les hace, aquí te mencionaremos algunas cosas que te terminarán de convencer:

  • Cuando un grupo se encuentra muy disperso y estresado, la música puede hacer que todos entren en sintonía y establecer así el control.
  • No existe ni un solo paciente que no tenga ningún tipo de reacción positiva ante la música.
  • La respuesta ante el estímulo musical es tal que en muchos casos incluso se reducen los fármacos prescritos para el enfermo.
  • Minimiza notablemente en los pacientes de alzheimer la agresividad, trastornos del sueño, paranoias, irritabilidad, etc.
  • La música es lo último que se olvida junto con las emociones.
  • Mediante una terapia musical dirigida por un profesional, los pacientes pueden demostrar mejoras significativas en sus síntomas psiquiátricos.
  • Permite fortalecer los lazos afectivos entre el enfermo y los familiares.
  • Al despertar en el paciente las ganas de cantar, la música lo ayuda a mejorar sus habilidades comunicativas que suelen deteriorarse a causa de la enfermedad.

Para concluir, no podemos dejar de recomendarte el documental “Alive Inside” en Netflix, el cual hace un viaje por las memorias de distintos enfermos de alzheimer, demostrando cómo el poder de la música permite traerlos de regreso durante unos minutos. Muy informativo y sobre todo, muy conmovedor.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *