CUADROS CLÍNICOS

Desmintiendo 10 mitos sobre la bipolaridad

El trastorno de bipolaridad es una enfermedad severa y subvalorada. Se estima que el 70% de la población que la padece no está diagnosticado o es tratado erróneamente.

Sí, es una condición alarmante que si no es tratada a tiempo, puede generar roturas importantes en el estado emocional de quien la padece, causando daños irreversibles en su vida social, debilitando lazos con sus seres queridos e incluso incapacitandolo para hacer las tareas diarias de una vida normal.

Lo que anteriormente se conocía como Psicosis Maníaco-Depresiva, hoy en día lleva el nombre de Trastorno Bipolar, esto porque el enfermo pasa de episodios de depresión extrema a manía, generando un desequilibrio mental importante en el mismo. Y si estás pensando que es mejor la manía extrema que la depresión, pues debemos decirte que ambas son de extremo cuidado. A esto se debe el nombre de “bipolar”.

Una persona depresiva es capaz de hacer cualquier cosa, al igual que una persona en un nivel exagerado de felicidad, pues el enfermo de bipolaridad al estar en sus episodios de manía, puede incluso llegar a sentirse omnipotente y acudir a acciones desenfrenadas.

Sin embargo, en este post en particular no vamos a hablar de lo que pueden generar los episodios de ambos bandos en la bipolaridad, sino más bien de los mitos sobre la misma que a menudo hacen que un gran porcentaje de las personas crean erróneamente hechos sobre la enfermedad. Aquí venimos a desmentir algunos de los mitos más comunes sobre el trastorno bipolar:

1. ¿Los cambios de humor frecuentes significan bipolaridad?

bipolaridad

Foto vía Envato Elements

Depende. Es considerado bipolaridad cuando los cambios de humor de la persona son mucho más graves y duraderos, interfiriendo así en el ritmo de vida de quien padece la enfermedad. Si no cumple con estas características, no se trata de bipolaridad.

2. La bipolaridad es poco frecuente

Falso. Sólo en Estados Unidos, 5.7 millones de personas sufren de esta enfermedad, significando el 2.6% de la población en general. Y esto es sin incluir a los pacientes menores de edad, pues en esos casos es más difícil diagnosticar por los criterios utilizados para realizar dichos estudios.

3. Los tests de bipolaridad caseros no indican si alguien sufre de la enfermedad

tests de bipolaridad

Foto vía Envato Elements

Verdadero. Estas pruebas caseras donde las personas mandan un poco de saliva a ser estudiada para indicar si son más propensos a sufrir la enfermedad por una mutación genética funcionan precisamente para eso, para informar a quien se la hace si tiene mayores probabilidades de sufrir trastorno de bipolaridad o no. Hasta la actualidad sólo un profesional de la medicina puede dar el diagnóstico a ciencia cierta.

4. Los estados maníacos de las personas bipolares son positivos para ellos

Falso. Son más los pacientes que alegan haber sentido irritabilidad y nerviosismo cuando tienen episodios de manía que aquellos que indican que han sentido pura felicidad. Este es realmente el problema con la bipolaridad, que es difícil encontrar ese punto medio perfecto, se pasea de un extremo al otro, y la manía es precisamente el extremo de felicidad que no es positivo para el paciente. En la mayoría de los casos, cuando la manía va avanzando incluso genera en las personas estrés ocasionado por no poder tomar el control de sus acciones.

5. Los antidepresivos no son recomendados para un paciente bipolar

trastorno depresivo

Foto vía Envato Elements

Falso. Cada caso debe ser estrictamente valorado por un profesional y sólo él podrá decidir si esa persona necesita o no la medicación. Existen casos tan avanzados que lo requieren, así que siempre, bajo absolutamente toda circunstancia debe ser diagnosticado y decidido por el profesional.

6. Sólo una persona mayor de edad puede ser diagnosticada con trastorno bipolar

Depende. Aquí nos encontramos en una especie de dilema, pues en la mayoría de los casos, la bipolaridad es desarrollada a partir de los 25 años, pero de acuerdo a encuestas practicadas en distintos pacientes, algunos de ellos han indicado que desde que eran adolescentes presentaban síntomas de la bipolaridad, pero esta no lograba ser diagnosticada.

Como comentábamos más arriba, en el caso de los niños o adolescentes el diagnóstico muchas veces es distorsionado por la edad, adjudicando los síntomas sufridos a la infancia o adolescencia debido los cambios hormonales que se sufren en el crecimiento. Por esta razón resulta más sencillo diagnosticar a un adulto en relación a un niño.

La respuesta simple que podemos darte si tienes dudas es que acudas a un profesional de la salud si tienes menos de 18 años y sufres algunos síntomas de bipolaridad o si tienes algún familiar que creas que lo está padeciendo. Mientras antes, mejor.

7. La bipolaridad no es tratable

trastorno bipolar

Foto vía Envato Elements

Falso. Si bien es una enfermedad crónica que puede acompañar al paciente durante toda su vida, un diagnóstico apropiado y a tiempo, junto con la medicación en los casos donde se requiera, pueden ser el remedio perfecto para aprender a vivir con bipolaridad y radicar en lo posible la mayoría de los síntomas que atormentan la vida del paciente. Es por eso que aunque podamos resultar repetitivos tenemos que hacer hincapié en que es importante acudir al profesional y diagnosticar qué estás sintiendo o qué están sintiendo tus familiares.

8. Afecta más a las mujeres que a los hombres

Falso. Es una enfermedad que afecta a ambos sexos por igual. La OMS refiere que existen más mujeres que hombres con dx de depresión. Este no es el caso del trastorno bipolar, pues afecta a ambos sexos por igual. Sin embargo sus manifestaciones son distintas y a eso se debe la confusión.

9. Sí puedes llevar una vida normal

cambios de humor

Foto vía Envato Elements

¡Totalmente cierto! Se tiene la falsa creencia de que si eres diagnosticado con trastorno bipolar, ya estarás condenado a una vida de sufrimiento y cambios bruscos de conducta. La realidad aquí es que, con la ayuda de un profesional, medicamentos en el caso requerido y terapias, con paciencia una persona bipolar podrá tomar de nuevo el control de su vida, mantener relaciones afectivas con personas y triunfar en el área laboral. Es un camino rocoso, claro que sí, pero con las herramientas apropiadas, podrá sobrellevarlo y superarlo.

10. Un paciente bipolar tiene cambios rápidos y repentinos de humor

Como comentábamos más arriba, realmente son pocos los casos donde un paciente varía constantemente entre la depresión y la manía. La mayor parte del tiempo el bipolar común pasa largas temporadas en un extremo y luego en el otro, sin poder encontrar un punto medio de tranquilidad y estabilidad. Dicho esto, son más comunes los largos episodios depresivos en relación a los de manía, que suelen ser más breves que los anteriores.

Estos son tan sólo algunos de los mitos más frecuentes de esta enfermedad, esperamos que te hayan servido de utilidad ya sea para ti como un paciente de la misma o como un familiar de alguien que padece de bipolaridad.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *