CUADROS CLÍNICOS

¿Cómo puede superarse un trauma?

Las experiencias traumáticas son las responsables de múltiples consultas psicológicas diariamente. No podemos controlar lo que vivimos lamentablemente, pero lo que sí podemos controlar es cómo tomaremos dichas experiencias para lograr vivir.

Si has entrado a este post es porque has vivido una experiencia traumática o tienes algún familiar que ha pasado por algún trauma, así que estás buscando respuestas. Lo primero que tenemos que decirte es que estás siguiendo el primer paso correcto, buscar ayuda y enfrentar la realidad de que has pasado por una situación difícil, tú o alguien que quieres. La respuesta simple es que sí se puede superar una situación traumática siguiendo una serie de pasos concretos y por supuesto, con ayuda de tus seres queridos. La ayuda profesional también es una opción que recomendamos que aproveches, pues un psicólogo puede darte las herramientas necesarias para superar esa nube gris que está nublando tu felicidad.

Pero primero antes que todo, antes de saber cómo batallar con un trauma, necesitamos conocer a qué nos estamos enfrentando.

¿Qué es un trauma?

trauma

Foto vía Envato Elements

Un trauma es el resultado de un shock emocional que causa en la persona que lo sufre un daño persistente en el subconsciente el cual se manifiesta en emociones negativas y constantes. Parafraseando su definición técnica, es un monstruo que liberamos al abrir una puerta específica del pasado. Este monstruo nos hizo pasar por una situación dura para nosotros en su momento y como no tuvimos capacidad de luchar contra él, en vez de radicarlo queda viviendo con nosotros para siempre en las sombras, pudiendo liberarse en cualquier momento de nuestra vida.

Los traumas se generan al enfrentarnos a una situación amenazante que puede poner en peligro nuestra integridad, ocasionándonos un miedo irracional que no puede ser gestionado por nosotros mismos. Sin embargo, es importante resaltar que existen dos tipos de traumas:

  • Trauma puntual: Se origina por un solo acto o situación aterradora que desestabiliza la seguridad del individuo que está viviéndolo
  • Trauma acumulado: Es el resultado de la larga y persistente exposición a situaciones amenazantes para la persona. En este caso no se debe a un epicentro como tal sino al conjunto de distintos momentos de miedo.

Indiferentemente de que existan dos tipos de traumas, ambos se comportan de la misma manera: Permanecen activos en la vida de la persona, generándole distintos problemas que pueden variar dependiendo del individuo como comportamientos disfuncionales, insomnios, pesadillas, preocupaciones latentes, etc. Entre los distintos traumas frecuentes a ser tratados por psicólogos están los traumas de infancia, maltrato psicológico, abusos sexuales, trastornos por estrés post-traumático, etc.

Causas comunes de los traumas

Si bien es cierto que las experiencias traumáticas pueden generar distintos desequilibrios emocionales o psicológicos en las personas, también es una realidad que no afectan a todos de igual manera, de hecho se estima que sólo el 34% de las personas que viven una experiencia traumática desarrollan un trastorno psicológico consecuente al trauma. Entre los factores que influyen para hacer a una persona más susceptible a sufrir un trauma se encuentra:

  • Negación emocional: Esta consiste en hacer un esfuerzo constante por evitar recordar eventos, emociones o pensamientos que estén relacionados a una situación difícil. Ya sabemos bien que con la negación solo se logra esconder el problema pero nunca enfrentarlo.
  • Problemas psicológicos anteriores: Como ansiedad, estrés crónico, depresión, ataques de pánico, etc.

Consecuencias de un trauma

mujer llorando

Foto vía Envato Elements

Al igual que en las causas, las consecuencias del trauma variarán dependiendo de la magnitud de dicha situación traumática y lo dolorosa que puede resultar para el individuo. Sin embargo, las secuelas más comunes de los mismos son las siguientes:

  • Mecanismo de disociación: Al vivir una experiencia tan dolorosa, la mente activa el mecanismo de disociación el cual consiste en tratar de borrar los recuerdos de dicho evento para hacerle creer que no lo ha vivido, esto con la intención de disminuir el dolor causado.
  • Ansiedad: Nerviosismo e intranquilidad por cualquier cosa que pueda ocurrir en el día a día. Creer que algo malo va a ocurrir en cualquier momento.
  • Insomnio y pesadillas: Dificultad para lograr conciliar el sueño y cuando se logra dormir, es común tener pesadillas donde se revive una y otra vez la experiencia traumática.
  • Desconcentración: Al tener la mente tan ocupada en el trauma y las inseguridades que ha generado, es común que se haga difícil encontrar concentrarse y mantener el ritmo de las rutinas establecidas.
  • Irritabilidad: Reacciones exageradas ante distintas circunstancias. También es común que se tenga una mala respuesta a cualquier situación que el paciente considere relacionada al trauma.
  • Mucho temor: La persona puede mostrarse sumamente insegura y dudosa ante distintas situaciones de la vida que antes no le generaban malestar.
  • Indiferencia y desgano: Aquellas cosas que eran emocionantes y le motivaban a la persona de pronto parecen ser insignificantes, el individuo pierde la capacidad para emocionarse.

Dicho esto, ¿cuál es el paso a seguir?

tratamiento psicológico

Foto vía Envato Elements

Existe una serie de pasos a seguir por parte del especialista que está tratando el trauma que lo ayudarán a él a determinar en qué grado se encuentra el paciente, y a este último le permitirá conocer qué está sintiendo –porque sí, a pesar de que la persona pueda estar consciente de que está viviendo un trauma, muchas veces no sabe cómo identificar las consecuencias del mismo-.

Primeramente se le pide al paciente prestar atención a sus síntomas físicos que se presentan al hablar de la situación traumática, no tanto a la ansiedad o estrés, sino más bien a síntomas como sudoraciones, tensión muscular, hormigueo, calor, sensación de vacío en el estómago etc.

Es propio de un trauma que, al abarcar estos temas tan incómodos para el paciente, este adopte posturas corporales a la defensiva en manifestación de las angustias que estas le generan.

Recetar distintos medicamentos es común en este tipo de nivel de ansias post trauma, pero realmente no debe ser la única alternativa para tratar el trauma, de hecho, los medicamentos sólo ayudan a tratar los síntomas secundarios derivados del problema de raíz. ¿Entonces? Todavía tenemos que llegar a la raíz del asunto. En cambio, la mejor manera de combatir este malestar es enseñándole al paciente distintas técnicas para que el mismo logre crear espacios en su mente y cuerpo que los ayuden a escapar de dichos sentimientos negativos y conseguir la paz.

De esta manera, una vez detectadas las posiciones corporales o esas situaciones relajantes, una vez presentada una situación de peligro o estrés, el paciente tendrá las herramientas necesarias para lograr escapar de los mismos dirigiéndose a esa zona de calma que han logrado crear, una vía de escape.

Entre los tratamientos psicológicos utilizados para lograr superar los traumas se encuentran:

  • La hipnosis: Debido a que el trauma responde a emociones más que al razonamiento y lenguaje, la manera más adecuada de tratar al mismo es dirigiéndonos directamente al inconsciente del paciente. En la hipnosis la persona se mantiene en un estado de relajación profunda pero atenta, produciéndose de esta manera una disminución en la activación cortical que le permite al psicólogo lograr estructurar convenientemente los recuerdos del paciente, a la vez que se disminuye el impacto negativo que están teniendo los mismos en la vida de la persona. Así como se utiliza la hipnosis para disminuir el efecto negativo de los malos recuerdos, también se puede poner en marcha distintos recursos positivos como la auto sanación.
  • Ténica EMDR: Esta es una técnica bastante vanguardista que ha demostrado que puede superar con eficacia distintos trastornos post traumáticos. En la misma se estimulan ambos hemisferios del cerebro mediante estimulación visual, con sonidos o con sensores en las manos, con la finalidad de encontrarle un sentido a lo que vivió la persona. Se desbloquean las experiencias emocionales mediante sonidos, olores o cualquier imagen relacionada al trauma para así poder reestructurar el mismo y darle una “razón de ser”.
  • Visualización guiada: Esta es de las medidas convencionales que se emplean con mayor frecuencia y tradición en la psicología para superar traumas. Se trata de ir guiando al paciente mediante la visualización de objetivos para poder orientarlo a proyectarse un futuro exitoso y libre de traumas. Las técnicas que se emplean con mayor frecuencia para la visualización guiada son el TIC, Brainspotting, PNL y Mindfulness.

Puntos importantes a recordar:

  • Los ejercicios de respiración ayudan a entrar en calma, al igual que aprender a ser conscientes de las respuestas de nuestro cuerpo.
  • Las sensaciones físicas que sentimos al revivir el trauma son transitorias y pueden responder a una distinta posición corporal, al igual que a cambios respiratorios.
  • Una vez identificada la sensación física, etiquétala. Por ejemplo, si cuando sientes nerviosismo notas que te cuesta respirar, practica haciendo respiraciones profundas para darte cuenta cómo los mismos ayudan a mejorar el síntoma primario.
  • Practica hacerte consciente de tus síntomas, esto ayuda a calmar el sistema nervioso simpático y así motivar a la respuesta de encarar dichos síntomas y no huir de los mismos.
  • El tacto entre humanos ayuda a mejorar los síntomas de ansiedad y angustia: Abrazos, sujetar las manos, etc. Esto porque nos ayuda a sentirnos más seguros y protegidos.
  • Los ejercicios de yoga son recomendados para las personas que han sufrido de traumas relacionados al abuso sexual.

Y como siempre, no podemos dejar de recomendarte acudir siempre a un especialista profesional. Como ves, los eventos traumáticos sí pueden superarse pero dependerán en gran medida de la ayuda de un psicólogo y del apoyo de tus seres queridos. ¡Ánimo! Y has dado el paso más importante que es buscar ayuda.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *