CUADROS CLÍNICOS

6 Síntomas que indican que estás teniendo un ataque de pánico

¿Alguna vez has sentido sin ninguna razón aparente que tu vida está por acabar? ¿Una sensación de angustia indescriptible que parece azotar tu existencia? Presta atención a las señales que está mandando tu cuerpo, porque es probable que estés experimentando un ataque de pánico.

Lo primero que tienes que saber antes de continuar con el post es la regla de oro de los ataques de pánico: No estás loco, te entendemos, y aunque parezca el fin del mundo, todo saldrá bien. Si pudiésemos describir los ataques de pánico en una analogía, sería como cuando estamos en un ascensor y de pronto éste se atora, genera un sentimiento sumamente incómodo, incluso de incertidumbre, pero realmente no es un problema mayor y no supone un gran peligro, es simplemente una situación angustiante que pasará.

La mejor manera de lograr suprimir los ataques de pánico es estando conscientes de los mismos

Es así como un ataque de pánico se define como un momento de intenso temor y angustia donde la persona que lo vive puede llegar a sentir como si su vida está en un gran peligro inminente. Lo curioso de estos ataques es que son producto al 100% de nuestra mente, pues no corremos verdadero peligro. Claro que existen medicamentos recetados para poder tranquilizar la alteración producto de dichos ataques, pero no su efecto se reduce a eso, minimizar el problema en el momento que surge, más no lo ataca de raíz.

Estos ataques suelen diagnosticarse en las edades comprendidas de 20 y 35 años, pero también se han visto casos –no tan comunes- donde los niños pueden experimentarlos. ¿Sus causas? Pueden o no tener una razón aparente, al igual que la genética puede jugar un papel importante, como también puede no hacerlo. Es una ruleta rusa que puede tocarle a cualquier persona. Lo que sí es que pueden ser provocados por la acumulación excesiva de sentimientos y pensamientos negativos acompañados de una fuerte ansiedad.

La mejor manera de lograr suprimir los ataques de pánico es estando conscientes de los mismos, de la razón o razones por las cuales los estamos viviendo, y una vez identificado el problema, seguir las reglas prescritas por nuestro terapeuta o psicólogo de confianza. Por suerte es un problema tratable que con distintas técnicas de relajación y concientización, podemos radicar. Pero primero, ¿cómo podemos saber que estamos sufriendo este tipo de ataques?

Los ataques de pánico a diferencia de algunas otras enfermedades que afectan la salud mental cuentan con la particularidad de seguir una regla de síntomas casi idénticas en todos los casos. En este post te expondremos los síntomas más comunes que reflejan que estás experimentando un ataque de pánico, pero nuevamente debemos decirte que el fin del post es netamente informativo, el mejor paso que puedes dar si crees que estás viviendo estos ataques es acudir a la ayuda profesional cuanto antes, ¡tu paz mental es primordial!

Ahora sí, dicho esto, comencemos:

1. Miedo irracional

ataque de pánico

Foto vía Envato Elements

Los ataques de pánico se producen de la nada y en cualquier momento del día o de la noche. Alcanzan su máximo punto de quiebre alrededor de los 20 minutos y en algunos pacientes la sensación de paranoia termina de esfumarse en el lapso de una hora.

El primer síntoma común es el sentimiento de mucho temor que se va apoderando de todo tu cuerpo. No tiene que ver con nada de lo que estés haciendo en ese momento, pues cualquier detalle que atraiga a tu mente a alguna experiencia negativa que pueda relacionarse con algún temor del pasado y esto sólo hará que se intensifique la sensación de temor irracional.

2. Dificultad para respirar

Muchas veces se confunde un ataque de pánico con una deficiencia cardíaca por la fuerte presión en el tórax acompañada de la dificultad para respirar. Esto es completamente normal y común en el desarrollo del ataque de pánico. En las personas que están experimentando este ataque de pánico por primera vez es común que se sientan completamente asustadas o indefensas al desconocer las causas de sus síntomas, lo cual sólo contribuye a desestabilizar aún más.

Por esta razón es sumamente importante que trates en la medida posible de concientizarte que es un ataque de pánico y que no te vas a morir –por más que creas que sí- para poder disminuir tus pulsaciones cardíacas y poco a poco ir recuperando el ritmo natural de respiración.

3. Te sientes fuera de tu cuerpo

ataque de pánico

Foto vía Envato Elements

Sí, se lee extraño pero el que ha experimentado estos terribles ataques de pánico pueden dar testimonio de la sensación irreal que se vive en el momento. Es una sensación de alejamiento, algunas personas alegan que se sienten “distanciados” de su cuerpo por un par de segundos, como si no estuviesen ahí.

Nuevamente y al igual que en los síntomas anteriores, esta sensación se desvanecerá por unos segundos, tienes que tratar con todas tus fuerzas de auto convencerte de que todo es producto de tu mente, una sensación, más nada.

4. Escalofríos y fuerte sudoración

Y no sólo se trata de escalofríos similares a cuando estás con una fiebre muy alta o algún otro tipo de infección, es una sensación de temblor incontrolable en todo el cuerpo que puede llegar a paralizarse por completo. Simples acciones como caminar o sujetar un vaso de agua se vuelven imposibles por el temblor desenfrenado de tu cuerpo.

Las sensaciones bruscas de frío o calor también son frecuentes en los ataques de pánico. Puedes llegar a sentir que sudas o mucho calor o por el contrario, sudas muy frío. En este momento escucha a tu cuerpo, si lo que sientes es calor y necesitas quitarte toda tu ropa para sentir que puedes respirar mejor, hazlo, y si tienes excesivo frío y quieres arroparte, también hazlo.

Para estos síntomas se recomienda recostarse en el suelo para evitar hacerte daño por no lograr encontrar el equilibrio físico. Cierra los ojos y de nuevo, mente sobre cuerpo. Hasta que no se terminen de esfumar esos pensamientos negativos este conjunto de sensaciones negativas no dejarán de molestarte. Un buen tip es pensar en un momento de paz, algo que te hace sumamente feliz, es el antídoto perfecto para estabilizarte.

5. Taquicardia

mujer con ataques de pánico

Foto vía Envato Elements

Como indicamos en los puntos anteriores, la aceleración del ritmo cardíaco es un síntoma primario de un ataque de pánico. Una manera sencilla de comprobarlo es tomando el ritmo de tus pulsaciones, las cuales pueden ir sumamente aceleradas, mucho más constantes que cuando haces algún tipo de deporte, pues no van creciendo regularmente, sino que tienen un pico brusco, sin tu hacer movimientos físicos para provocarlas.

De nuevo, recuerda que no es un ataque a tu corazón, éste está funcionando bien, todo es producto del pánico. Respira hondo y profundo para poder encontrar la calma.

6. Sensación de locura

También es natural sentirse incomprendido, estás experimentando toda una sensación nueva y diferente a la cual no logras conseguir una explicación lógica, así que creer que estás perdiendo la cabeza es otro síntoma que va tomado de la mano de los anteriores. Al igual que en el resto de sensaciones que son propias de los ataques de ansiedad, la solución está en lograr en medio de la tormenta, alcanzar la calma. Localizar los pensamientos negativos y ahuyentarlos para traer de nuevo la estabilidad a ti.

Si necesitas llorar, hazlo, si quieres gritas, ¡también! Haz todo lo que necesites para desahogar la angustia que está viviendo dentro de ti. Es un problema bastante molesto, pero puede ser tratado con distintos tratamientos, dentro de los cuales es recomendada la meditación.

En otros posts de nuestro blog para la salud mental, ahondaremos más en las distintas medidas que puedes ejecutar para poco a poco ir disminuyendo estos ataques de pánico y hacerlos cada día menos frecuentes.

Un ataque de pánico es bastante común, al ser repetitivos pueden afectar a cualquier persona y muchas veces no son diagnosticados por no lograr ubicarles una razón de ser. Esperamos que esta guía de síntomas básicos te ayuden a aclarar dudas sobre lo que estás sintiendo tú o un ser querido, y nuevamente, acuda a la ayuda de un profesional para lograr mantener tu paz mental.

Referencias:

Mayo Clinic | Vix | Mis 15 minutos

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *