CUADROS CLÍNICOS

6 Síntomas de la demencia senil

En el extenso universo de las enfermedades crónicas mentales, se encuentra la demencia senil, quien de manera silenciosa va afectando la vida de un individuo hasta incapacitarlo en gran parte.

Como cualquier otra enfermedad, es un golpe duro tanto como para quien la padece como para los seres queridos de la misma persona. Primeramente, vamos a definirla: De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la demencia es un síndrome de naturaleza crónica o progresiva que afecta la capacidad que tiene una persona para procesar los pensamientos, haciendo que quien la padece tenga trabajo en orientarse, comunicarse, memorizar patrones normales del día a día, etc. Esta enfermedad está erróneamente nombrada como demencia senil, pues a pesar de que la vejez sí es un factor de riesgo, cualquier persona puede padecer demencia.

La demencia senil es una enfermedad real y cada día va afectando a más personas. En la actualidad, más de 50 millones de personas alrededor del mundo son diagnosticadas por las misma, y se tiene pronosticado que para el año 2050 habrá más de 130 millones de personas afectadas por la demencia.

Y es probable que te estés preguntando, ¿la demencia senil es lo mismo que alzheimer? Para explicarlo, tendríamos que decir que la demencia senil es la enfermedad madre y el alzheimer es una de sus derivadas. Es decir, aproximadamente el 80% de los pacientes con demencia senil tienen el diagnóstico de alzheimer.

Nuevamente, puede afectar a cualquier persona, pero la edad es el factor de riesgo más relevante y significativo. Si una persona tiene más de 60 años y parece estar asociada con ciertos síntomas que se relacionarían comúnmente a la demencia senil, entonces es importante prestar atención a los detalles, pues como con cualquier otro tipo de enfermedad, mental o no, la prevención y detección temprana con fundamentales para proporcionarle al paciente una calidad de vida apropiada.

Los síntomas pueden variar de paciente en paciente debido a que estos son el reflejo de cuál área del cerebro está siendo afectada, pero los que mencionaremos en este post son los más frecuentes y generalizados, los cuales te nombramos con la finalidad de orientarte por si tienes dudas de que puedas estar pasando por la demencia senil o tienes algún ser querido que pueda estar padeciéndola. Lo hemos dicho antes y lo decimos nuevamente: Si te cuestionas sobre la salud mental tuya o de algún conocido, lo mejor siempre es ir a un profesional especialista para diagnosticar dicha enfermedad. Aclarado esto, podemos comenzar con los síntomas más frecuentes de la demencia senil:

1. Pérdida de la memoria ligada a otro síntoma

demencia senil paciente

Foto vía Envato Elements

La pérdida de la memoria es quizás el síntoma más frecuente y latente de la demencia senil, pero no debemos pensar que todas las personas que tengan problemas para memorizar cosas tengan necesariamente demencia. Con el paso de los años y el deterioro de las neuronas, es totalmente normal y natural que las personas vayan perdiendo ciertas capacidades, entre ellas la memoria. Un anciano puede volverse bastante olvidadizo y esto no tiene que ser señal necesaria de demencia senil. Para poder considerarse demencia, esta pérdida de memoria tendrá que ir acompañada de al menos uno de los síntomas como dificultad para modular, gritos, alteraciones de sueño, etc.

2. Dificultad para desenvolverse en el ámbito social

Otra de las características propias de la demencia senil es la pérdida de las destrezas sociales, es decir, una persona que solía ser bastante sociable puede empezar a tener problemas para comunicarse con las otras personas, ya sea porque tiene ataques de ira, pataletas y gritos, o por todo lo contrario, el sentir que no puede desenvolverse con otros a su alrededor. Esto va directamente relacionado a la pérdida del sentido de orientación, pues el paciente de demencia senil puede sentirse perdido y su primera reacción será violenta. Lo cual nos lleva al siguiente síntoma.

3. Desorientación en las tres esferas

anciano con demencia senil

Foto vía Envato Elements

Estas esferas conforman tres aspectos primordiales en una persona: El espacio, el tiempo y la persona. En un paciente senil, es bastante frecuente que se genere una desorientación generalizada en las tres esferas, provocando al paciente momentos de mucha frustración al no saber ubicarse. Entre las preguntas frecuentes que puede hacerse en estos momentos de desorientación están ¿Quién soy? ¿Dónde estoy? ¿Qué día es?

4. Pérdida de la capacidad del juicio

Así como el paciente puede presentar dificultad extrema para memorizar muchas cosas, así como poder responder apropiadamente a las actividades donde se necesite pensar, éste también puede perder el juicio fácilmente. Esto quiere decir que la persona no podrá tomar decisiones juiciosas o sanas, pues esta capacidad está siendo directamente afectada por la demencia senil. Es así como el paciente podrá verse envuelto en situaciones de peligro donde tendrá que ser monitoreado constantemente por otra persona para evitar que pueda ocurrir algún accidente.

5. Alteraciones conductuales

alteraciones conductuales

Foto vía Envato Elements

Los cambios en la conducta de la persona pueden reflejarse no sólo por la demencia como tal, sino también por la personalidad del paciente, del ambiente donde se desenvuelve e incluso pueden deberse a la presencia de otras condiciones físicas como algún proceso infeccioso por el que esté pasando. Todos estos factores al alinearse pueden ocasionar un desequilibrio en la conducta habitual del individuo. Entre las muchas alteraciones conductuales que se pueden presentar se encuentran la irritabilidad, el mutismo, la deshibición sexual, labilidad emocional e incluso desórdenes alimenticios.

6. Alteración en el lenguaje

Al paciente de la demencia senil se le suele tornar casi imposible poder comunicarse como lo hacía anteriormente. Y va mucho más allá de no lograr prestar atención, es una dificultad latente de poder expresarse. Es así como la persona puede empezar a hablar mucho más lento, divagar e incluso no recordar cómo terminar una frase sencilla. Debido a este problema que tienen para poder comunicarse, los pacientes de demencia senil pueden mostrarse sumamente frustrados y deprimidos como consecuencia de sus síntomas.

¿Existe alguna manera para prevenir la demencia senil?

ancianos

Foto vía Envato Elements

Día a día se estudian las enfermedades mentales para lograr entender por qué y cómo se producen, y a pesar de que muchas pueden derivarse a distintos eventos vividos por el paciente, muchos de los cuadros clínicos neurodegenerativos no tienen medidas preventivas exactas, sin embargo, la mejor manera de luchar contra los mismos es manteniéndonos sanos, evitando enfermedades que son consideradas factor de riesgo como la diabetes, obesidad e hipertensión. Se recomienda tener una vida activa con ejercicio físico y estimulando la actividad cognitiva a partir de la edad media.

Esperamos este post te haya servido para informarte sobre la demencia senil y los síntomas de la misma. Como ya te dijimos anteriormente, no olvides que estos casos, la mejor opción siempre es acudir a un especialista que te guiará durante el proceso de esta enfermedad.

Referencias:

Cuidate Plus | Sanitas

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *