CUADROS CLÍNICOS

10 preguntas frecuentes sobre el trastorno dismórfico del cuerpo

En la rama de los trastornos mentales que afectan la percepción de nosotros mismos se encuentra el Trastorno Dismórfico del Cuerpo, o como lo llamaremos en este post para efectos de practicidad, TDC, el cual se caracteriza por limitar a la persona que lo padece de tal manera que no pueda hacer las tareas corrientes de su día a día.

El TDC tiene la particularidad de modificar la percepción que tiene la persona sobre su aspecto físico, ya sea por algo real o que se ha imaginado, ocasionando una obsesión con la imagen que suele ir totalmente alejada de la realidad. No son personas egocéntricas ni superficiales, es un trastorno real que si no logra ser controlado, puede generar un gran impacto en el desarrollo integral de la persona que lo sufre.

Afecta alrededor del 2% de la población mundial, y al tratarse de un trastorno un poco menos frecuente que tal vez los trastornos alimenticios, es común que se generen dudas comunes con el TDC. Aquí te mostraremos algunas de las preguntas más relevantes sobre la enfermedad:

1. ¿El egocentrismo compulsivo clasifica como TDC?

No. El trastorno dismórfico corporal no tiene nada que ver con el egocentrismo o la superficialidad.

Es un trastorno mayormente crónico con síntomas que pueden empeorar a tal punto de encerrar a la persona en su propio cuerpo, sin tener voluntad de salir ni tener ningún tipo de contacto social por tener una percepción errada y negativa de su imagen.

Es así como se genera una inconformidad significativa con el aspecto físico haciendo que se ocasionen los problemas que ya hemos mencionado.

Estas personas pueden mirarse obsesivamente en el espejo buscando sin descanso defectos que afecten a fondo su autoestima, o evitar a toda costa toparse con espejos por no poder ni siquiera verse.

2. ¿Cuáles son las causas del TDC?

Depende totalmente de la persona que es diagnosticada, pues las causas pueden variar dependiendo los casos. No se descartan factores psicológicos, ambientales y biológicos, de hecho, obedece una combinación de estas tres.

3. ¿Los adultos pueden presentar TDC?

¡Por supuesto! Si bien es cierto que los síntomas comienzan a presentarse principalmente en la adolescencia debido a las presiones comunes de la edad con respecto al físico, también se han presentado casos donde se inicia las dismorfia en niños pequeños o en adultos.

Trastorno dismórfico del cuerpo

Foto via Envato

4. ¿El TDC es propio de mujeres?

¡Falso! Es un mito popular, pero realmente no existe ninguna prueba científica que manifieste que las mujeres son más propensas a sufrir este trastorno en relación con los hombres, el sexo no juega ningún papel diferenciador aquí.

5. ¿Cuál es el comportamiento habitual de una persona con TDC?

Como decíamos en la introducción de este post, es un trastorno que genera una preocupación anormal en algún aspecto físico de la persona, desarrollando conductas bastante compulsivas con todo lo que abarca esa parte de su cuerpo con la que está sintiendo una inconformidad. Algunas de las conductas habituales son:

  • Evitar fotografías de sí mismo
  • Evitar reuniones sociales
  • Comparación frecuente y excesiva con otras personas
  • Búsqueda constante de tratamientos estéticos para “corregir” lo que no le gusta, sin lograr sentirse satisfecho una vez realizado el mismo.
Trastorno dismórfico del cuerpo

Foto via Envato

6. ¿Cuál es el tratamiento para tratar el trastorno?

Este trastorno suele ser diagnosticado por un especialista en el área como psicólogo o psiquiatra en el caso de que se requiera de la presencia de fármacos como antidepresivos. Las terapias psicológicas, grupos de ayuda, libros de autoayuda y el refuerzo de los valores y la autoestima suelen ser el principal tratamiento para vencer este trastorno. Como la persona está convencida de que es inferior por su aspecto físico, se hacen terapias para reforzarle que su problema no está afuera, sino adentro.

En este tipo de casos es recomendable para los pacientes llevar un diario donde puedan anotar todos sus sentimientos en el día como distintos picos de ansiedad o depresión, esto para que el especialista que lo trata pueda tener una clara idea de cuál es el siguiente paso a dar en el tratamiento.

7. ¿Alguien tiene la culpa si una persona padece de TDC?

Para nada, como decíamos más arriba en una de las preguntas, este trastorno no es algo provocado, interfieren otros factores que nada tienen que ver con la voluntad de la persona que padece la enfermedad, así que no es momento para apuntar a nadie y a nada. Nuevamente, los factores principales que juegan un papel importante en el desarrollo del trastorno son los genes, la serotonina (escasez de la misma) e incluso diferencias cerebrales.

8. ¿Cuál es el peligro de padecer de este trastorno y no ser diagnosticado oportunamente?

Trastorno dismórfico del cuerpo

Foto via Envato

Como ya hemos repetido varias veces, las personas que padecen del trastorno dismórfico corporal nunca pueden sentirse satisfechas consigo mismas, generando esto una gran infelicidad. Son personas que evidentemente tienen problemas serios de autoestima derivados por el trastorno, problemas que sólo pueden generar más problemas si no se logra diagnosticar a tiempo.

El verdadero riesgo es ese, que la persona al sentirse tan insegura de sí misma no busque apoyo sino que cada día se aísle más del mundo, contribuyendo a una depresión crónica que en algunos casos puede conllevar incluso a pensamientos suicidas. He ahí la importancia de acudir lo antes posible a un especialista en el área.

9. ¿Puede superarse con éxito el trastorno dismórfico corporal?

Como muchos trastornos de este tipo, se trata de aprender a valorarte como persona, con un refuerzo en el área de terapia constante y permanente para evitar algún tipo de recaída. Con un tratamiento oportuno y constante por supuesto que se puede llevar una vida normal.

¿Sabías que la actriz Uma Thurman sufre de este trastorno?

Ella cuenta que pasó los primeros 14 años de su vida totalmente convencida de que era un monstruo, horrorosa. Se veía alta, con pies grandes, labios prominentes y nariz alargada y sólo podía pensar que era absolutamente fea. ¿Puedes creerlo? Una de las personalidades de Hollywood más atractiva de todos los tiempos. Hoy en día ha aprendido a vencer sus propios demonios, pero sigue teniendo sus días malos. Es un viaje, no una meta.

10. ¿Qué puedo hacer si pienso que tengo TDC?

Si has llegado a este punto y tienes la duda de si lo tienes o no, lo mejor es sacarte la espina y acudir a un especialista. Este te hará una serie de preguntas para lograr llegar a una conclusión. Una vez diagnosticado, en el caso de que sí lo tengas, es momento de mirar hacia delante.

Sé paciente, apóyate en sus seres queridos, sé sincero contigo mismo y con tu terapeuta, sigue las instrucciones que éste te prescriba. Te prometemos que todo se irá aclarando, lo más difícil lo has hecho ya y es buscar ayuda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *